Opinió: Modesta reflexión del día después de la huelga general.

 Millones de personas salieron a la calle en todo el país en las macromanifestaciones celebradas en diferentes lugares, mientras el paro laboral fue un rotundo éxito en los sectores estratégicos de la económica: la industria, la construcción, el transporte y en general en los sectores productivos (es decir, entre los trabajadores-as que crean riqueza).

 La huelga fue un éxito a pesar de los dos principales sindicatos convocantes, CC.OO. y U.G.T., cuyos intereses están hace tiempo bastante lejos de los de los trabajadores-as, aunque sigan, para bien del gobierno, teniendo una gran influencia en estos a la hora de movilizarlos o, lo mas habitual, mantenerlos controlados.

 Los medios de propaganda del régimen por supuesto afirman que no hubo tanta gente en huelga como dicen los sindicatos.

 Mucho mas importante a la hora de dignificar la huelga y la lucha ha sido la participación de otros sindicatos más combativos, y que llevan tiempo exigiendo la necesidad de una huelga general, además de defender cada día a los trabajadores-as y de convocar protestas y acciones  frente a cada una de las agresiones del gobierno y los empresarios que si han contado, al contrario, con la complicidad de los “sindicatos del régimen”, CCOO Y UGT. Por citar solo a algunos de los que no han dejado de estar al lado de los trabajadores-as, a pesar de sus diferencias,  mi agradecimiento por ello a CGT, SAT, Co-bas, SO, CNT, etc…

 Además, la lucha cotidiana también ha de expresarse con formulas que dependen mas de la propia conciencia individual que de la movilización colectiva, como a través del combate contra el consumo inútil, la búsqueda de alternativas alimentarías ajenas a la gran industria o la solidaridad activa en tu propia casa, barrio o pueblo.

 Si la huelga general ha servido, al contrario, para, a pesar de los grandes sindicatos, animar a la clase trabajadora a luchar cotidianamente, en el día a día, sin pausa, y de forma cada vez mas contundente, por sus derechos, para defender su futuro y acabar de una vez por todas con la dictadura capitalista, por muy pocos que hubieran sido los que siguieron la huelga, que fueron muchos, la huelga habrá sido un escalón mas en el camino hacia el Socialismo (el único éxito posible para los trabajadores-as).

 Por último, no tiene sentido de hablar de éxito o no de una huelga general puntual. Si el día después las movilizaciones se olvidan, y la lucha se abandona hasta que, en todo caso, la presión social obligue de nuevo a los sindicatos “oficiales”, CCOO y UGT, a hacer algo para justificar sus privilegios, habrá sido, con mucha o poca gente en la calle, un total fracaso. 
                                  

                                                                                                                                                  Manolo.
Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s